Psicología y Lenguaje Corporal

Posted: martes, julio 13, 2010 by Edu in Sección:
6

¡Saludos a los lectores! Tras el paro por el peso de las obligaciones, retomo mi posición en este blog, y que mejor que hacerlo en forma de artículo. Y durante todo este tiempo me han surgido varias ideas sobre las que escribir, pero esta sin duda me parece la más interesante.

Sin duda alguna, todos nos habremos fijado alguna vez en esa persona, que sólo por la expresión de su cara, o por un determinado gesto, muestra un estado alterado: puede estar sumamente preocupado, o especialmente contento. Sin embargo, no siempre nos hemos planteado que estas expresiones o gestos puedan afectar también a los jugadores de YuGi-Oh!. En general, se ve como la mayor parte de las veces el jugador tiende a estar tan preocupado y concentrado con lo que hay sobre la mesa que se olvida, o de despreocupa, de mirar el rostro de su rival. Y es este donde podemos descubrir muchísimas pistas y claves que pueden darnos una ayuda enorme sobre su juego, sus cartas, su situación, de forma que podamos contrarrestarlo, o estar prevenidos y jugar en consonancia. ¡Y la mayor parte son involuntarias!

Par empezar, y sin duda una de las más evidentes, la encontramos cuando nuestro rival no parte con una mano demasiado buena. Es en estas situaciones cuando podemos observar sus hombros caídos, sin tensión (tanto la cara como el cuello) y una respiración lenta. Es posible que robe las cartas con cautela, mirándolas un poquito antes de añadirlas a la mano, a la espera de alguna mejora en las mismas. Además tenderá a evitar que las vean el resto de jugadores que puedan rodear la partida: no quiere revelar si débil situación. En esta circunstancia, debemos aprovecharnos de la situación todo el tiempo que dure, sacando el máximo beneficio posible.

Suponemos ahora que la suerte le sonríe y consigue mejorar ostensiblemente su mano. Entonces, se incorporará en la silla, elevando su posición y su espalda, mostrando una posición más segura y echada hacia adelante. Aumentará tanto su velocidad movimiento, respiración y juego. En ese momento tenemos que tener máximo cuidado, porque sabremos que nuestro rival goza de buenas opciones.

Si la mano es especialmente buena de entrada, notaremos en su rostro expresiones de asombro, no muy evidente pero observables. De nuevo su posición será altiva, muy segura. Si, por ejemplo, se tratase de una baraja de control y comenzase con un monstruo y 4 atrás entonces la postura de su cuerpo indicará lo fuerte que son esas cartas: si está relajado, seguro, brazos cruzados o mira sus cartas con tranquilidad entonces sabe que no tiene mucho por lo que preocuparse. Por otro lado, si no se relaja demasiado, o permanece atento o nervioso, entonces no es tan fiero como lo pintan.
Si por otro lado es una baraja más agresiva, entonces jugará sin preocupaciones, atento, seguro: probablemente haga algún gesto de desprecio a nuestras jugadas o de indiferencia.
Si se tratase de una baraja de combo, jugará rápido y seguro, movimientos enérgicos y sin detenerse.

Contamos ahora con que a nuestro rival se le presenta una situación difícil, una dura elección en su juego, que puede decidir el resto de la partida. En ese momento, mirará concentrado su mano, barajando en ellas las cartas que son motivo de tanta duda. Mantendrá una postura recta, tensa, alerta y especialmente centrada. Si las cartas en cuestión, fuesen de una gran capacidad de disrupción, controlará en todo momento las condiciones de activación, de una forma compulsiva: el número de monstruos DARK en el cementerio (DAD), tener cinco o más en él (los contará más de una vez), detener cada invocación, cadena o activación (Solemn Judgment), una carta más alta y destacable en la mano del rival (DD Crow), etc.

Pero en esta partida nuestro rival no las ha tenido todas consigo: nuestro juego ha sido algo superior y le hemos conseguido sacar suficiente ventaja. Sin embargo, tiene una pequeña posibilidad de recuperarse, en forma de carta trampa, por ejemplo. Entonces, el manejo de la misma será cauteloso, pero sus ojos estarán nerviosos, mirando de reojo a la carta o a ti, como incitándote a cometer una imprudencia llevado por nuestra mejor posición. Quizás haga algún gesto extraño como ponerse la mano en la boca, o morderse el puño. Reconocer a tiempo alguno de estos gestos no ayudará a evitar disgustos.

También podremos sacar información de cómo coloque sus cartas en el campo: si la baraja y el cementerio permanecen rectos, ordenados y sin demasiada alteración en su posición entonces tendremos un jugador metódico, seguro, en general más conservador, sin cometer demasiadas locuras. Si por otro lado, lo presenta todo más desordenado, entonces será más impulsivo y agresivo, tomará riesgos con mayor facilidad.

Pero también es cierto que todas estas actitudes se pueden fingir. Principalmente se debe tener especial cuidado con las que indican debilidad: demasiado exageradas, son signo de trampas. De igual modo, anticipar la victoria es signo de debilidad.
Para detectar faroles, es recomendable estar atento: fingida tranquilidad (se notará tensión tanto en el cuello como en el rostro), movimiento rápido de ojos e incapacidad de sostener la mirada (si la sostiene, fingirá). Sólo hay que estar atento.

Con todas estas actitudes, podréis aseguraros sin duda una ventaja más que importante y ¡sin necesitar el Ojo de Pegasus!.

6 comentarios:

  1. Gran artículo y muy cierto!

    Ya estoy imaginandome a todo el mundo en el torneo de Toledo intentando seguir de manera mecánica los movimientos y posturas equivalentes a una buena mano y quejandose de que no saben disimular!!! xD

  1. eh_chavo says:

    Este post cumple las 3 I

    Importante
    Interesante
    Innovador

    Mucho mejor que los anteriores. Sigan asi.

  1. Leader says:

    Me veo en Toledo a todos haciendo los aspavientos de Burns cuando le dice a Homer como batear xD
    Pero muy buen artículo,que puñetas

  1. Anónimo says:

    En toledo, espero que todos esteis de farol y el otro se crea que teneis mala mano >.<

    Chucky!

  1. Anónimo says:

    Gran artículo Edu!

    By Juanma

  1. KayOmega says:

    Muy buena entrada!. Yo solamente me fijaba en la cara de mi oponente y en sus gestos cuando robaba la primera mano... Ahora se que ahi mas formas de saber que esta pensando y en que situación está.

    Supongo que es cuestion de practica. Gracias!